¿POR QUÉ SPORTRICK?

Aumentar los beneficios. La necesidad más frecuente que nos reportan nuestros clientes. Ecommerce, pagos preautorizados, CRM, automatización de procesos, son factores claves para la consecución de este objetivo. En este contexto SPORTRICK escribe nuevas reglas entre de los software de gestión para los centros deportivos. Crear eficiencias en los procesos y gestionar de forma eficaz el control de los accesos son valores importantes ya en el mercado desde los años 90. No obstante, muchos centros aún no los ha llegado a consolidar y SPORTRICK les propone un recorrido para que lleguen a alcanzar estos primeros objetivos y evolucionar a través del Social Business, integraciones con el Workout Tracking y sistemas de pago, todo basado en la tecnología Cloud. 

UN SOFTWARE COMPLETO

Una software de última generación para centros deportivos y piscinas

CONTROL DE ACCESOS

Rápida implementación y sin vínculos en tarjetas y pulseras

ECOMMERCE Y CRM

Optimiza la gestión de la relación con el cliente desde contacto hasta la venta

WEB, CLOUD APP y NATIVO

Las últimas tecnologías para llevar tu negocio allá donde quieras

RESERVA DE CLASES

Una nueva forma de superar los límites del actual modelo comercial

INTEGRACIONES

Un amplio catálogo de herramientas complementarias integradas

0USUARIOS
ACTIVOS
0ACCESOS
POR HORA
0TRANSACCIONES
DIARIAS
0VARIABLES DE
CONFIGURACIÓN

EXPERIENCIA E INNOVACIÓN

Desarrollamos software para centros deportivos desde 1996. Gracias a la valiosa experiencia madurada durante el desarrollo de SportGest, lanzamos al mercado en 2012 el primer software de gestión con control de accesos completamente en la nube.

SIMPLE Y COMPLETO

Nuestro gran reto: entregar todas las herramientas de un software de gestión de una calidad empresarial de forma simple y usable. SPORTRICK es un producto que ha sido diseñado desde el principio para este objetivo y no añadiendo bloques.

CALIDAD Y TRANSPARENCIA

Adoramos el modelo de negocio de las aplicaciones Cloud: veo, pruebo y pago-por-uso. Este enfoque sienta las bases de una verdadera relación de calidad. El cliente no tiene activos fijos financieros y el proveedor tiene que cumplir con sus promesas.